En medio del verborrágico discurso oficial denunciando las hordas de violencia que azotan las calles del país, hubo otro paso en falso.

El caso puntual es el ataque denunciado por el Jefe de la Policía Federal de Santa Fe, Mariano Valdés, herido y con un vidrio lateral reventado por un disparo.

La versión fue avalada por la propia ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, apuntando la amplia posibilidad de que se hubiera tratado de un “ataque narco”.

El efectivo llegó con un disparo en la ingle para ser atendido, remarcando haber sufrido el disparo mientras transitaba en la autopista Rosario-Buenos Aires.

Viajaba allí con la suboficial Roxana González.

Pero las pericias refirieron que la agresión se produjo a corta distancia, y la conclusión rápida es que provino desde el interior del Ford Focus en el que se trasladaban.

Con rapidez, nuevamente, se decidió separarlo de la fuerza, y vía redes sociales la misma Bullrich se plantó.

"La verdad no se tapa! Este mentiroso disfrazado de policía será removido inmediatamente de la institución. La pericia confirmó que el comisario Valdés de la PFA no sufrió un intento de robo sino que el disparo fue desde adentro de su vehículo", escribió.