Sólo un 25% de los vacunados en Córdoba tuvo efectos adversos leves