La Agencia Noruega de Medicamentos informó que 23 personas han muerto en el país, poco tiempo después de recibir su primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech. De esas muertes, 13 se han sometido a autopsia, y los resultados sugieren que los efectos secundarios comunes pueden haber contribuido a reacciones graves en personas ancianas frágiles.

Según se afirmó, todos los decesos se produjeron en hogares para ancianos y eran mayores de 80 años.

La noticia, de una gran sensibilidad y relevancia por el análisis minucioso que se está realizando en la aplicación de cada vacuna, no ha sido difundida por los principales medios del mundo.

"Para aquellos con la fragilidad más severa, incluso los efectos secundarios relativamente leves de la vacuna pueden tener graves consecuencias", ha afirmado el Instituto Noruego de Salud Pública.

Veintitrés ancianos murieron en Noruega después de recibir la vacuna Pfizer-BioNTech

Las compañías Pfizer-BioNTech están trabajando en el país escandinavo para investigar las muertes, tal y como ha afirmado la farmacéutica Pfizer en un comunicado. "La cantidad de incidentes hasta ahora no es alarmante y está en línea con las expectativas", ha subrayado.

Fuentes: Redacción Médica, Agencia Anadolu, Infocielo.