La pandemia, el Coronavirus y el aislamiento obligatorio llegaron para romper con nuestras estructuras establecidas.

Y mientras hay gran cantidad de valoraciones negativas producto de eso, hay otros procesos que se aceleraron y que probablemente se conviertan en parte de nuestra nueva realidad.

En Córdoba, desde el Instituto de Neurorehabilitación Lennox, idearon una plataforma para continuar con sus tratamientos de manera online.

Fue una respuesta inmediata a una situación que nos tomó por sorpresa. Estos profesionales de la salud debían continuar con los procesos de pacientes que no pueden detener sus avances porque en muchos casos, implicarían retrocesos difíciles de revertir.

Desde allí que empezaron a utilizar estas herramientas de telemedicina que permiten un contacto cara a cara, pantalla mediante, con el paciente. Así consiguieron dar continuidad a tratamientos y empezar a analizar una nueva forma de atender.

La  docente y Jefa de la Unidad de Neurorehabilitación del Instituto Modelo de Neurología Lennox, Cecilia Testa (MP 3159) asegura: "De pronto un día tuvimos que cerrar la unidad y rápidamente pensar cómo íbamos a continuar atendiendo a nuestros pacientes a la distancia. La agenda diaria se volvió virtual y cada profesional se comunicó con sus pacientes para sostener el proceso de neurorehabilitación a través de una plataforma vía internet, lo que se denomina Telerehabilitación."

Por su parte, el Ingeniero Ricardo Ruival, Co fundador de Motmi, Plataforma de rehabilitación virtual explica que el diseño de la herramienta está basado en los requerimientos de la Super Intendencia de Salud: " Las herramientas a trabajar tiene que ser auditables y de acuerdo a la ley de protección de datos".

La Licenciada en Kinesiología y Fisioterapia Guillermina López (MP 7573) asegura que después de dos meses de trabajar bajo esta modalidad, destacan grandes beneficios: "Pudimos continuar con la atención sin riesgo de contagio y motivar a los pacientes a aprehender aún un poco más sobre los programas terapéuticos favoreciendo la adhesión a los mismos". Además  hay otros beneficios, destaca: "se favoreció a un mayor nivel de autonomía, ahorro en tiempos y costos de transporte y algo muy importante, mantener el vínculo entre terapeutas y pacientes".

Aunque no reemplaza por completo el contacto directo en una relación profesional, si es un excelente sustituto que además puede servir a pacientes que no pueden viajar con frecuencia a este tipo de centros. Definitivamente, la herramienta es útil y válida y llegó para quedarse.

Pero, como todo, tiene un contexto difícil en el que adecuarse. Obras sociales y prepagas no están preparadas para reconocer el teletrabajo en medicina como una "consulta real", y en no pocas ocasiones, utilizan el gris para demorar o rechazar prestaciones. Aunque desde la Súper Intendencia de Salud estas prestaciones deben ser cubiertas con el código Covid19, en la práctica se hace difícil.

El teletrabajo y en especial la tele rehabilitación son modalidades que llegaron para quedarse. Este ejemplo se extiende a la consultas de Lic. en Psciología en modalidad virtual o sesiones con fonoaudiólogas o psicopedagogos.

Será cuestión de acomodarse a la nueva realidad, elaborar marco jurídico para respaldar a los profesionales y garantizar a los pacientes que se cumplan sus derechos.

Compartimos el video de los profesionales del Instituto Lennox y sus pacientes, que ya desde hace meses trabajan con éxito bajo la modalidad virtual.

 

La cuarentena obligó a implementar una "telerehabilitación"