Oficialmente, se adujo que Yanet López se suicidó. La familia descree de la versión: “Alguien que ama, como ella a su hijita, no se suicida”

Informe Jorge Vasalo - AM 580 / Entre Nosotros Rebeca

No sin argumentos, la familia de Rosel Yanet López, la interna de la cárcel de mujeres “Padre Luchesse”, ubicada en inmediaciones a Bouwer, que falleció en los últimos días, descree de la versión oficial de un suicidio.

Por eso este lunes Carlos López y Ana, la prima de la víctima, denunciaron penalmente Juan Buvier, director del Servicio Penitenciario de Córdoba.

“Hay internas que terminaron con heridas y golpes. Ella no estaba deprimida como dicen y queremos que se esclarezca. Alguien que se ama no se quita la vida. Y ella amaba a su hijita; la conozco y sé que no iba a hacer eso. Era revoltosa, peleaba y le gustaba defenderse, pero no creo en el suicidio”, relató Carlos a radio Universidad.

El padre sostiene como una posibilidad la versión de que “la podrían haber matado”, porque, según supo, “había peleado y la habían castigado, aislado”.

El recuerdo que se lleva, tras la muerte de su hija, es la última visita a la cárcel: “Le fui a llevar unas cosas hace veinte días. Y le dije ‘Estás linda, hermosa. Le aconsejé que no anduviera peleando’”.

El contexto de la situación es la falta de respuestas oficiales a la familia, y diversos estudios recientes de las cárceles en Córdoba.

En abril pasado, la ONU presentó un texto tras realizar un análisis interno, considerando que algunas dependencias “son incompatibles con la dignidad".

Mirá las Noticias Destacadas