El poder judicial intimó a 16 familias y a una parroquia para que desalojen los inmuebles en barrio Villa El Libertador.

El problema de hundimiento debido a la suba de las napas.

Los vecinos afectados temen quedarse en la calle, cuando abandonen sus casas, en medio de la declaración de emergencia ambiental que los afecta desde hace varios años.

El grupo de damnificados se reunió en el CPC del barrio para exigir respuestas a la Municipalidad y la Provincia. Ambas administraciones fueron intimadas por la Justicia desde 2016 para que realicen las obras de red cloacal y el entubado de canal maestro que solucionen el problema.

La propuesta del gobierno provincial, que consiste en pagarles dos meses de alquiler en la vivienda que los damnificados consigan, no llevó tranquilidad.

El plazo para abandonar la casa y la iglesia en barrio el Libertador es de 30 días.

Mirá las Noticias Destacadas