Los jueces federales Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi rechazaron el procesamiento de la senadora, quien continúa en Cuba.

La Sala I de la Cámara Federal dictó la falta de mérito de Cristina Fernández de Kirchner en la causa que investiga operaciones de lavado de dinero con empresas en el sur de Argentina, expediente por el que continúa preso el empresario Lázaro Báez.

Los jueces Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi rechazaron las apelaciones de la querella, conformada por Unidad de Información Financiera (UIF), la Oficina Anticorrupción (OA) y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que buscaban que la ex presidenta fuera procesada.

El fallo indica que “la plataforma objetiva sobre la que se apoya la presente investigación aún se encuentra incompleta y no permite efectuar un juicio de tipicidad acabado del comportamiento de Cristina Fernández de Kirchner, en función de los requisitos de la figura de la que se la acusa, por lo que la resolución recurrida será homologada".

Es decir, que en el estado actual de la investigación, no hay pruebas suficientes para sobreseer o procesar a la ex presidenta.

De todos modos, Llorens y Bertuzzi ordenaron al juez Sebastián Casanello que profundice la investigación para esclarecer su posible participación en la maniobra. “No podemos eludir los agravios de las acusaciones en torno a la necesidad de corroborar la hipótesis que podría dar cuenta del conocimiento de la encartada sobre el accionar de Báez como posible prestanombre y una eventual vocación de dominio sobre esos bienes".

“Resulta ineludible para el señor juez de grado (Casanello) agotar todas aquellas vías de investigación que la lógica indica", estableció la Cámara.

Y justificó la medida “a partir de la situación expuesta por (Leonardo) Fariña, en punto a que la ex mandataria, frente a una comunicación de la Embajada de los Estados Unidos, le habría pedido a Lázaro Báez que sea más prudente con los movimientos de dinero".

El empresario, sus hijos, Fariña y otros continúan siendo juzgados por la ruta del dinero ante el Tribunal Oral Federal 4, causa por la que Cristina Fernández fue llamada a declarar y rechazó las acusaciones en un escrito.

Esta es la única causa donde la ex presidente es investigada que tiene una situación relativamente favorable para Fernández de Kirchner. La senadora enfrentará juicios a partir de mayo por otras cuatro acusaciones: la causa de la corrupción en la obra pública de Santa Cruz, las causas dólar futuro, Memorándum con Irán, Hotesur y Los Sauces.

Por otro lado, sigue procesada por la causa de los cuadernos y sus derivaciones: gas licuado, subsidios al transporte de colectivos y subsidios al transporte ferroviario.