Tras las críticas -y cierto temor- que comenzó a circular por la sociedad ante una posible "salida masiva" de presos, el presidente Alberto Fernández salió a aclarar la situación por Twitter.

"Hay una campaña mediática acusando al Gobierno de querer favorecer la libertad de quienes han sido condenados", denunció el mandatario. Y, tras hacer mención a las recomendaciones de la ONU, aseguró que "son los jueces naturales quienes, de considerarlo necesario, disponen libertades".

 

 

Fernández puso ejemplo otras gestiones gubernamentales que, en el marco de la pandemia del coronavirus, tomaron decisiones al respecto: "Algunos han conmutado penas, otros han indultado condenas y otros han dejado el tema en manos de la Justicia".

Las recomendaciones de los organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, plantean que las cárceles, por su concentración de gente, se convierten en un ámbito propicio para la expansión del Covid 19.

 

 

"En Argentina la solución del problema está en manos de los tribunales", remarcó el presidente. De esta manera, se despegó de las acusaciones y de ciertas teorías que acusaban al gobierno de tener un plan sistemático que incluía la liberación de presos.

 

 

Y, tras criticar la "malintencionada campaña" que se viralizó en redes y en los medios de comunicación, sentenció: "Lamento la conducta de quienes en circunstancias tan cruciales como los que vivimos, muestran su poco apreciable condición humana intranquilizando a la sociedad en momentos en que precisamente más necesita ser contenida".