Este miércoles se cumplen cinco años desde que, por primera vez, redes feministas y mujeres de todas partes del país, salieron a las calles a gritar basta de femicidios, travesticidios y transfemicidios. 

Ahora, en tiempos de pandemia, donde la violencia machista no para, el 3J tendrá una modalidad diferente. 

El Colectivo Ni una Menos Córdoba y acompañadas por diversas organizaciones feministas, LGTTBQ+, estudiantiles, sindicales, políticas y territoriales proponen una acción colectiva denominada “Alerta Ni Una Menos”. 

Ni Una Menos Córdoba on Twitter

"Debido a la actual situación de aislamiento obligatorio y preventivo, recorreremos con altoparlantes las calles de la ciudad. El objetivo para este 3J es llegar con mensajes informativos sobre esta fecha tan importante en la agenda feminista a todos los puntos de la ciudad", informaron.

En el comunicado informan cómo nació el movimiento Ni Una Menos en Córdoba: "En el año 2015, un grupo de comunicadoras movilizadas por el crecimiento de las situaciones de violencia de género y luego del femicidio de Andrea Castana -asesinada en Carlos Paz en marzo de ese año- comenzaron a reunirse y llevaron a cabo una primera actividad de lectura colectiva de textos feministas en el Museo de las Mujeres. Ese mismo grupo convocó a formar un espacio de diálogo en donde participaron diversas grupos feministas para ponerle el cuerpo a la organización de la primera marcha del 3J, movilización que reunió en las calles cordobesas a más de cincuenta mil personas". 

Con una convocatoria que surgió desde las redes sociales y la generación de un discurso público que denunció la violencia, el maltrato y asesinato de las mujeres por su condición de género, las calles de Córdoba fueron testigo por primera vez de un grito que puso en agenda las consecuencias personales, sociales y políticas de la violencia machista: NI UNA MENOS, BASTA DE FEMICIDIOS.

Ahora, en momentos en los que el territorio de lo doméstico se vuelve hostil para cientos de mujeres obligadas a convivir con agresores y la situación de precariedad en la que las compañeras del colectivo trans- travesti sobreviven por estos días, reiteramos con firmeza: “A la violencia machista, redes feministas. Basta de femicidios, transfemicidios y travesticidios.  Ni una Menos, Vivxs y Libres Nos Queremos”.