Desde el inicio de la cuarentena, Córdoba ha recuperado 20 puntos porcentuales en el Índice de movilidad: pasó de una retracción del -61,3% a una merma del -43,1% en la tercera semana de mayo. En esa primera etapa, el transporte público fue afectado en un -87,9% con respecto a su tráfico promedio previo, recuperando para la tercera de mayo muy pocos pasajes: -76%.

A nivel país, los colectivos, subtes y trenes disminuyeron un -79,9% en la primera etapa y hoy apenas se recuperaron en torno a -54,9%.

En la provincia de Córdoba la mejoría de la circulación ha ido a la par de las flexibilizaciones, primero autorizadas en zonas blancas, y estas últimas semanas permitiendo caminatas y comercio minorista, incluso en galerías céntricas de la capital. Aunque una cosa no es producto directo de la otra: en todo caso existe una tensión y equilibrio entre las demandas para reactivar la actividad particular y la necesidad político-sanitaria de mantener controlada la evolución epidemiológica. Esta dialéctica fue marcando las demandas que la política luego oficializó. 

La evolución aquí analizada contempla tres momentos: inicio de la cuarentena, fines de abril y tercera semana de mayo (del 17 al 23). El último Reporte de movilidad comunitaria de Google brindó los datos al día 25 de mayo: durante el feriado nacional la contracción de la movilidad fue incluso mayor que al inicio de la cuarentena. Por considerar más representativa las jornadas hábiles, aquí se analizan datos al 23 de mayo como último momento de la línea.

A continuación, los tres ítems esenciales para interpretar la eficacia de la cuarentena en Córdoba: los movimientos en el hogar, la asistencia a los lugares de trabajo y el tráfico del transporte público.

 

Hogar 

Los movimientos en el ámbito doméstico han mantenido su aumento inicial, de alrededor del +30% a nivel país. El tráfico residencial aún está por encima de su base, lo que hace suponer que el confinamiento rige con cierta extensión.

Para la tercera semana de mayo, los hogares en Córdoba registran un +20,6% de movimiento y en Capital Federal, donde se concentra el drama epidemiológico, el ítem residencial está en +28,4%.


Trabajo

En el caso de los desplazamiento hacia los lugares de trabajo, en Argentina la cifra es -31,3%. En Córdoba se redujo la asistencia a los lugares de trabajo en un -29,4% para la tercera semana de mayo. 

Al inicio de la cuarentena la reducción de traslados hacia puestos laborales era del -68,1% para Argentina, y -67,4% para Córdoba. En términos generales, los niveles de movilidad en toda Argentina mostraron una mejoría, incluso en la CABA, donde se dan cerca del 90% de los contagios y fallecidos por el nuevo virus.

 

Transporte

Una de las razones de la eficacia del confinamiento ha sido reducir la circulación del transporte público: en Córdoba, al inicio, la contracción fue del -87,9%, mayor que en la Capital Federal (-84,1%). A fines de abril el transporte en Córdoba circulaba un -80% en relación a un día base. Al 23 de mayo, la circulación por medios públicos en la provincia recuperó apenas unos puntos después del sacudón que significó el decreto del aislamiento: -76%.

Además, en el ámbito local el conflicto gremial de los choferes del sistema interurbano y las protestas de la UTA hicieron que el servicio de transporte en la ciudad y el Gran Córdoba estuviera técnicamente paralizado a lo largo de la cuarentena.

Este ítem resulta crucial, no sólo para el cumplimiento de la cuarentena, sino para el control epidemiológico de la enfermedad, evitando así el contexto donde la propagación es mucho más rápida e incontrolable: arriba del colectivo, el tren o el subte.

 

Data. Desde el 1 de abril Google publica periódicamente su “Reporte de movilidad comunitaria”, informes que incluyen la actividad en 131 países en base a la información geolocalizada que los usuarios, a través de dispositivos móviles, volcamos al mundo digital.