Una nueva barrera se quebró en Córdoba. En este caso excede al número de víctimas fatales, que sigue en aumento y acumula 1.223.

Octubre resulta trágico en medio de la pandemia por coronavirus, y acumula largamente más de la mitad del total de las víctimas fatales, sólo en sus primeros 28 días.

Este domingo, el reporte del Ministerio de Salud provincial dio a conocer que hubo otras 33 nuevas víctimas fatales, y en total ya son 828.

Pero la suba de infectados persiste en el territorio: se superaron los 80 mil casos positivos y la situación sanitaria, en tal sentido, continúa siendo desesperante.

Sólo en el presente período, los preocupantes datos marcan que se acerca a los 42.500 infectados de manera oficial.

 

Historial de contagios

Al borde de arribar a los 2.000 positivos en una jornada, en Córdoba ya se infectaron uno de cada noventa habitantes del territorio.

Con el ingreso a la instancia de "distanciamiento", a principios de julio, comenzaron las flexibilizaciones. Anunciadas por el gobernador Juan Schiaretti para llegar a "una fase 5 con restricciones", en aquel tiempo el camino era diferente.

Por aquel tiempo, las autoridades iban detrás de una docena de casos registrados cada 24 horas, y sólo 651 en total, habiendo iniciado la cuenta en marzo.

Córdoba tardó tres semanas desde el comienzo de la pandemia hasta llegar a los primeros 100 infectados.

Fueron 19 jornadas después las que demoró el territorio en arribar a los 200 contagios (fue el día 10 de abril) y siguiendo la misma línea, el 1º de mayo sumaban trescientos.

La cuestión se disminuyó luego, ya que en dos semanas la provincia pasó de 300 a más de 400 infectados, pero debió transcurrir más de un mes (fue el 18 de junio) para llegar a las 500 personas. Eran tiempos de restricciones.

Los números cambian a partir de allí y la comparación numérica es tajante: para los primeros 500 infectados se demandaron tres meses y medio, pero desde allí hasta arribar a los mil transcurrieron sólo 28 días.

Entre los 1.000 y mil quinientos casos sólo se necesitaron menos de diez jornadas.

En sólo cinco días más casi superó los dos mil, y en el mismo número de jornadas llegó desde esa cifra a los 2.500.

En adelante, la media fue una superación constante y un promedio de poco menos del centenar por día hasta fines de julio.

En agosto, sin embargo, los primeros seis días ya arrojan largamente más de cien infectados promedio por día.

De hecho solo cuatro jornadas pasaron allí a ser suficientes para superar los quinientos positivos (fueron 561).

En cuatro días subsiguientes se sumaron 631 personas infectadas para superar los 4.000 mil, y en escasas jornadas la media se siguió manteniendo.

Siguiendo el mismo sendero, fueron más de un millar entre el miércoles 12 y el martes 18 de agosto.

Nuevamente, allí en seis registros la provincia volvió a necesitar sólo seis días para acumular más de mil casos. Arribaba a mediados de ese mes pasado a los seis mil infectados.

La medida se duplicó a partir de septiembre, contabilizando un millar de contagios en sólo tres días.

El mes pasado inició debajo de los 400 contagios diarios, aunque se superaron los 500 en los registros oficiales antes de la primera decena de jornadas.

La curva se aplanó cerca de los 700 positivos cada 24 horas a mediados de septiembre, pero la curva siguió creciendo de ahí en más.

Dese hace más de un mes que en el territorio hay más de un millar por día, y la costumbre es informar al menos 1.500.

Durante algunas jornadas, a su vez, fueron más de dos mil informados sólo con diferencia de 24 horas.

El récord lo sostienen los 2.470 infectados dados a conocer el miércoles 21 de octubre.

En el último informe epidemiológico de las autoridades, se celebró que las restricciones por 14 días en la apertura de bares, restaurantes, gimnasios y centros de actividades presenciales (ya levantadas) permitieron "estabilizar" el número de casos diarios que se vienen informando.